César Alierta, amigo de sus amigos

César Alierta, amigo de sus amigos

Esta pasada semana nos ha dejado César Alierta. La carrera de este prohombre, este adalid de los empresarios hechos a si mismo, comenzó como becario sin sueldo en el Banco Urquijo y ascendió a alto directivo. Casualmente llegó a director del citado banco el mismo año que su anterior propietario fuera convertido en un colador por Rafael Escobedo, pero esto es un dato anecdótico y completamente casual.

14.04.2009, Madrid. El presidente de Telefonica Cesar Alierta sentado en el banquillo por ser afortunado en la vida

Durante años mantuvo amistad con sus amigos del cole, como Chemari Aznar, que por aquel entonces andaba refundando el partido político “Franquismo” en una cosa llamada “Alianza Popular”. Prueba de lo gran trabajador que fue siempre está en que fue ascendido a presidente de Tabacalera directamente, sin que mediara de por medio sus amistades de colegio con el por entonces presidente del gobierno, el mencionado Chemari. Casualmente el año siguiente Tabacalera fue privatizada y casualmente resultó que César se hizo con la mayor parte de las acciones por un precio irrisorio en comparación con el valor real de la compañía. Esto no hizo excesiva gracia a los jueces rojeras, sobre todo a una tal Manuela Carmena, que le condenaron por dichas casualidades.

Pero he aquí que la amistad del colegio es un valor incalculable y César fue nombrado director de otra empresa pública, en este caso Telefónica, la cual, oh casualidades de la vida, también fue privatizada estando César en la presidencia de la junta directiva. César decidió convertir la gran empresa Telefónica, que por entonces tenía el 80% del mercado español, en una empresa innovadora. Para ello compró Tuenti, una floreciente red social entre la juventud choni española, y participó en el intento de sistema operativo para móviles de bajo coste FirefoxOS. Ambos proyectos, así como otros menores, corrieron la suerte propia de este rey midas de la hez; todo lo que toca lo convierte en caca líquida y olorosa.

La mayor obra de César Alierta en Telefónica fue, sin lugar a dudas, laboral. No porque doblara el espinazo como el que más, ya quisiéramos. En pocos años logró que una empresa que representaba a comienzo del siglo XXI la cima de la estabilidad laboral con contratos indefinidos y muy buenas condiciones laborales se transformara en un eslabón imprescindible en la España del trabajo precario. Donde había trabajadores con buenos sueldos y una vida laboral estable don César, en una orgía liberalizadora sin parangón, sembró el terreno con trabajadores precarios subcontratados a una horda de empresas de consultoría afines, creadas por ex empresarios o amigos de la infancia. Creó de la nada un zoco donde cientos de empresas compraban y vendían carne y se intercambiaban maletines con dineros y favores.

Trabajadores mostrando su felicidad al poder acogerse al ERE de Telefónica

Ya en los últimos años Telefónica se ha caracterizado por despedir a troche y moche a estos trabajadores subcontratados, pero como queremos que nos pague publicidad diremos que la multinacional de las comunicaciones sabiamente dirigida por don César Alierta ha sabido mantenerse líder en el mercado en estos tiempos de crisis tan dura mediante inteligentes reestructuraciones de recursos inmateriales. En esta ágil reestructuración se han aplicado distintos ERE a los que los trabajadores se han acogido como si de los náufragos del Titanic subiéndose a los últimos botes se tratara. La consigna era “sálvese quien pueda”. De las últimas labores de este gran hombre al que muchos llevamos en nuestros corazones y plegarias está la venta de divisiones enteras de Telefónica a empresas llenas de sinergias como Indra que luego ha subcontratado para continuar prestando servicio.

Cientos de padefos, intraemprendedores y esquiroles se agolpan desde el día que se supo su marcha de este mundo (del mundo de la alta dirección, lamentablemente) en las proximidades de su residencia con flores, velas, cánticos ñoños y escasísima dignidad.

Related Articles

3 Comments

  1. Ave Caesar 2017/05/08 at 11:28

    Vaya tela lo de los marqueses de Urquijo…
    Revisa las haches, te faltan tres.

  2. yo claudio 2017/05/09 at 19:20

    mira a ver si te enteras….el amigo del colegio de Aznar fue el predecesor de Alierta, Villalonga. Alierta es de Zaragoza y Aznar de Valladolid…..
    Esta bien criticar, pero antes infórmate un poco.

    • Redacción Sindical Today 2017/05/09 at 20:52

      Jo, si tan listo eres ¿por qué no te haces periodista? Si quieres te contratamos como becario en la redacción

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *