Crónicas veraniegas de Villatoday – El folklore

Crónicas veraniegas de Villatoday – El folklore

Eulogio Pandereta, folklorista de Villatoday, ha recogido la evolución de las tradiciones de esta localidad. Una de las más curiosas y únicas se produjo al instalarse la T. Rex Corporation, que revolucionó la economía local, como ya se ha contado. Al ser sustituidos los oficios agrícolas por trabajos en el sector servicios, los típicos cantos de faenas del campo (cantos de labranza, de trilla, de siega…) se convirtieron en algo único en la comarca: los cantos de oficina. Recogemos algunos ejemplos.

Romance del pelota

Pal estudio los doctores,
pal trabajo los becarios;
yo prefiero descansar
y ganarme un buen salario.
Nunca ayudo al compañero,
siempre huyo del trabajo,
pero cumplo mis tareas
y en eso no me distraigo.
Cuando asoma de algún jefe
un hocico de caballo,
unos ojos de besugo,
unos pelos de estropajo,
o un físico tan mal hecho
que la Cosa del Pantano
si lo viera le diría
“eso no está bien formado”,
no me vencen las arcadas
ni me puede a mí el espanto:
le dirijo una sonrisa
y le digo que está guapo.
Las ideas de quien manda
siempre me causan agrado;
si fracasan, pa las culpas
ya buscaré algún pringado.
Sé que el mérito es cual globo
lleno de helio y va a lo alto,
que las culpas, como piedras,
siempre caen hacia abajo.
Me inclino ante el poderoso
y si hace falta me arrastro,
mientras al débil desprecio
y le llamo vil esclavo.
Dice la envidia cochina
que soy inútil y vago
pero quien debe saberlo
sabe lo mucho que valgo:
soy sumiso, adulador,
y un excelente chivato;
soy fecundo en delaciones
y de escrúpulos escaso.
Me presento pa que sepan
quién lleva un rato cantando:
el pelota, pa servirle
(siempre que usté sea el amo).

Seguidillas del comité

Estando el comité
reunido en pleno
el tema es si es azul
o verde el cielo.

“No puedo pronunciarme
así tan rápido:
consultaré a los amos
del sindicato”.

“Dígalo la plantilla
en asamblea,
o hagamos una encuesta
o lo que sea”.

“¡Es azul, putos locos!
Me tenéis harto.
¿A que voy y dimito?
Va, ya me calmo”

“Pues yo digo que verde”
“¿Pero por qué?”
“Porque ese dice azul
y es de UGT”

No se pudo concretar
ningún acuerdo,
sobre si es azul o verde…
¡Dichoso cielo!

Mientras tanto en la calle
una tormenta
sin tener voz ni voto
va y se presenta.

Caprichos tiene el cielo.
Como lo oís:
por llevar la contraria
se pone gris.

Leave a reply

You must be logged in to post a comment.