El Sindicato Políticamente Incorrecto convoca huelga para el 9 de marzo

El Sindicato Políticamente Incorrecto convoca huelga para el 9 de marzo

El Sindicato Políticamente Incorrecto, que se define en sus estatutos como “ni feminista ni machista, igualista”, “cuñado”, contrario a la “ideología de género”, el “marxismo cultural” y las “moderneces en general”, y “muy español y mucho español”, ha contestado a la convocatoria de la Huelga Feminista del 8 de marzo con el anuncio de otra convocatoria: una huelga de hombres el día 9 de marzo.

En un comunicado oloroso a testosterona que ha publicado en defensa de la huelga, la central sindical argumenta lo siguiente: “Es hora de que los hombres tengamos nuestra propia huelga, y el hecho de que la huelga de las mujeres sea un día antes es una demostración de que esta sociedad está corrompida por la nefasta ideología de género, promovida por feminazis sin depilar y seguramente lesbianas, pero no por gusto, sino porque no las tocaríamos ni con un palo a esas pelanduscas. Sin embargo no podrán con nosotros, los hombres muy españoles y mucho españoles. Nuestra huelga va a ser más grande y más viril que la suya, y además mejor, porque vamos a hacer huelga yendo a trabajar como todos los días. Hacemos un llamamiento a que la mañana del 9 de marzo, los millones de hombres que apoyan nuestras justas reivindicaciones se monten en sus coches altamente contaminantes con más potencia de la necesaria, se enciendan el Farias de ir al tajo, se dirijan a sus centros de trabajo escuchando a Federico Jiménez Losantos en las radios de sus vehículos, y levanten España para que esas desagradecidas se puedan comprar termomixes y cremitas”.

En el escrito afirman estar convencidos de que ha llegado el momento de esta movilización porque desconfían de los políticos (que “son todos iguales, pero más el coletas, ese es más igual que ninguno”) para resolver la “grave situación que atraviesan los hombres de verdad en esta sociedad desquiciada”, porque “basta ya de tonterías” y porque lo han decidido en una borrachera de Soberano (máximo órgano de decisión del Sindicato Políticamente Incorrecto).

Las reivindicaciones de la protesta son, según el comunicado, “reivindicaciones masculinistas, que no machistas, no nos confundamos”. Incluyen la prisión permanente revisable para delitos graves como las denuncias falsas, dejar de lado “las chorradas esas de lenguaje inclusivo”, el fin de las “políticas de homosexualización” de la sociedad (que según la central sindical incluyen el adoctrinamiento, los chemtrails y la contaminación del agua del grifo con “agentes altamente homosexualizantes”), que se aumente la brecha salarial, que el techo de cristal se haga de hormigón o de acero inoxidable porque vaya mierda de techo si es de cristal, eso no es techo ni es ná, que se retiren las ayudas estatales a “los panchitos, los chinorris, los negratas y los moros” para dárselas a “los españoles de verdad”, que pongan películas de John Wayne todos los días en la televisión pública para que “las nuevas generaciones puedan ver qué es un hombre, y no el blandito ese del DiCaprio”, que se prohíban el veganismo, la nouvelle couisine, y la cerveza sin alcohol, que se invada Bélgica para detener a Puigdemont, declarar la guerra a Francia porque sí, porque putos gabachos, y que sus mujeres les hagan la cena.

En declaraciones a este medio, el Macho Alfa del sindicato ha explicado que aunque las demandas puedan causar recelos a una parte de la sociedad, que podría llegar a considerarlas fachas, racistas, machistas y directamente absurdas, lo que realmente pasa es que estamos amariconados y que las verdades ofenden. “Nos acusarán de racistas”, advierte, “pero yo tengo muchos amigos de razas inferiores. Nos acusarán de machistas, pero eso es porque están todas locas. También dirán que somos homófobos, pero no es eso sino que los maricas dan puto asco. Lo que pasa es que nosotros no nos asustamos de decir las verdades verdaderas, las de toda la vida. Somos librepensadores que escuchamos a Federico y si alguien se ofende que se joda. Si lo que yo digo te ofende es porque ves reflejada en mis palabras una verdad universal dolorosa para tí; en cambio si lo que tú dices me ofende es porque no respetáis nada y luego vais pidiendo respeto. Basta de chorradas. Un plato es un plato y un vaso es un vaso, una manzana y una pera nunca serán dos manzanas, el alcalde es el que quieran los vecinos que sea el alcalde. Hablamos claro. Si nuestro discurso te huele a rancio, a mí tu cara de subhumano homosexualidado me disgusta aún más. Hombre ya”.

Como respuesta al comunicado del Sindicato Políticamente Incorrecto, el movimiento feminista mundial ha consensuado otro comunicado cuyo contenido íntegro reproducimos a continuación: “Qué paciencia hay que tener”.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *